PENSANDO EN MI ESTRELLA

Publicado: abril 3, 2010 en Uncategorized

 

Quisiera compartir una de mis reflexiones más personales con todos los lectores de mi blog con el propósito de enfatizar la importancia que tiene la atención que cada uno presta a sus emociones para poder llegar así a controlarlas. Además quisiera mostrar con este post un ejemplo de cómo influye nuestra forma de pensar sobre algo u alguien en nuestras emociones, así como lo hace el conocimiento y/o experiencia que tenemos de algo sobre nuestra manera de pensar y sentir:

Cuando era tan sólo una niña conocí a una estrella. De esas que te guardan por las noches, te escuchan cuando sueñas despierta y te ofrecen su luz cuando hay oscuridad.

Era una noche oscura y fría. Yo estaba tranquila en mi cuarto, cuando una persona muy especial para mí entró en mi habitación y frente a mi cama me la presentó.

Me dijo cómo era, cómo brillaba y resplandecía sobre las demás, cómo la conoció, cómo le hablaba cuando se sentía perdido, cómo le entendía,…; me contó todas las cosas que habían vivido juntos, lo que sentía él cuando la miraba y la tenía cerca, y lo que me unía a ellos dentro de su historia.

Me pregunté si la podría conocer. Yo quería verla brillar, quería escucharla, quería hablarla…En definitiva QUERÍA SENTIR lo que aquella persona SENTÍA por haberla conocido.

 – ¿Podrías enseñarme dónde está para poder conocerla mejor?, dije mientras miré al cielo por mi ventana.

– “Estará siempre dónde y como tú quieras que esté”. Escuché decir al narrador de aquella bonita historia.

 No entendía nada, no sabía por qué me decía eso. Si algo se conoce bien es cuando se experimenta ¿no?

Entonces YO…. Me quedaría sin conocerla

El narrador me miró emocionado. Sentí que su cuerpo se estremecía y su voz, fuerte y tierna, se entrecortaba diciéndome:

“Aquella estrella que un día yo conocí, la llevas contigo. Nunca podrás verla si no la imaginas, nunca podrás tocarla sino sueñas, pero nunca dejará que vivas sin su luz.

Yo la conocí, tuve esa suerte. Y puedo recordarla tantas veces como quiera, pues somos libres de pensar en lo que nos hace felices. Tú, también podrás pensar en ella, sólo que imaginarás su forma de hacer, su forma de sonreír, su forma de estar y ser en este mundo. En cambio,  yo cuando lo haga, lo podré hacer desde el conocimiento y la experiencia de haberlo vivido”.

 Recuerdo que esas palabras en ese momento apenas tenían un sentido para mí. ¿Por qué iba a ser diferente para mí vivir sin conocer a esa estrella tan importante? ¿Qué valor tendría para mí el conocerla? Yo era una niña que no entendía que una estrella pudiera tener tanto valor, me ilusionaba conocer lo que aquella persona sabía de ella pero por simple curiosidad. El tiempo y las experiencias me enseñarían el significado que aquella estrella tendría para mí y mi existencia. 

 Desde aquella noche pienso en ella a menudo y cada vez que lo hago siento que es más importante para mí; aunque una madre SIEMPRE lo es.

 PENSAR es SENTIR. Lo importante no es lo que sentimos sino el cómo y el por qué lo hacemos, y es a eso a lo que debemos prestar atención . Sólo así podremos controlar nuestras emociones, ya que sabremos entender de dónde vienen.

Los sentimientos (emociones) se generan gracias a los pensamientos que hacemos sobre lo que conocemos. Yo conocí una historia, y gracias a ella, pienso en MI ESTRELLA.

PATRICIA

Anuncios
comentarios
  1. Paloma dice:

    Buenos días, Patri.

    Es un historia muy bonita….saber que hay una estralla en lo infinito del cielo que brilla para ti. Una estrella que te guía que permanece encendida velando tu sueño…que es tuya..

    No llegarás a tocarla, ni podrás guardarla contigo al abrigo de tu manta aunque su luz acompañe tu camino cada segundo.

    Las estrellas están para eso; los abuenos astrólogos lo saben. Ellos las estudian, las miran, conocen sus propiedades, su naturaleza, su rutina. Día a dia se relacionan con ellas y las admirar aunque saben que nunca podrán poseerlas ni bajarlas para mirarlas mejor. Las verán siempre desde la distancia a través del telescopio.

    Si cada estrella de las que hay en el cielo pertenece a una persona de las que hay en el suelo ¿Qué pasaría si cada uno decidiera coger la suya en las noches de oscuridad y la llevase consigo a compartir sus sueños?

    La noche sería más oscur para todos y no se verían bien los caminos.A las estrllas es mejor dejarlas lucir y si se puede proyectar su luz.

    Las estrellas están en el cielo y lo poco que podemos esperar es, como los satélites ser capaz de reflejar su luz con tanta fuerza que algún día podamos llegar a creer que nosotr@s somos también dignos de ser buenas estrellas, cuando nos toque.

    Recoger la luz de tu buena estrella, es un privilegio..sentirla en lo alto para tí,,una bendición …seguir haciéndola brillar en quienes te conocemos…un orgullo..

    Besos

    Paloma

  2. Patricia dice:

    Hola Paloma!
    Tus palabras me emocionaron cuando las leí por primera vez.
    Pienso que es una bendición sentir a mi estrella de la manera en que la siento, pero siempre sentiré la necesidad de sentirla de otro modo.
    Su luz me guarda desde que nací, pero comencé a pensar en ella desde que escuché aquella historia tan bonita. Por eso, a veces pienso que el modo en el que conocemos a las personas o la realidad con la que vivimos, condiciona nuestro modo de sentir y de pensar.
    Como dije en el post, el narrador y yo conocimos a la misma estrella de forma diferente, lo que nos hace sentirla de manera distinta. Pensar en mi estrella como lo hago me hace consciente de que las emociones no se pueden controlar en esencia; ya que los sentimientos que por ella tengo son tan puros y propios que no se surgen ni se alimentan de recuerdos, pues nos los tengo.

    ¡Pensar me encanta, pero SENTIR me apasiona!

    Paloma, gracias por poner tanto sentimiento sobre cada letra de tu comentario. Sé que no soy la única privilegiada que cuenta con la luz de una estrella, por eso me hace feliz poder compartir mi luz con personas que conocen bien lo que siento, aunque las emociones que experimentemos sean diferentes debido al modo en el que cada uno conocemos a nuestra estrella.

    Un besote muy grande. ¡Eres increible!

    PATRICIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s